SIGUENOS

lunes, 6 de abril de 2009

Camelias para las Aguas


4 comentarios:

EL CANTARO CON ANIS dijo...

Adobo siento contradecirte, pero no son Camelias, eran otras flors con un nombre muy extraño, ruticulus o algo asi, me lo dijeron de la junta de El Museo.

Papasmarrone dijo...

Sí hombre sí, ruticulus. Yo las compro mucho en bolsas en el carrefour. También hay otra que son césar, que viene con una bolsita de salsa para aliñarla y otra que se llama primavera. Eso lo sabe todo el mundo. Ruticulus.

Ñoño dijo...

Mismamente, de la ciudad de Ritucula donde el gentilio es Ruticulenses.

ADOBO DE PLAZA SAN ANTONIO dijo...

Estimado Cántaro,
Siento contradecirte yo a tí ahora. Posiblemente fuesen esos "ruticulus" mencionados. Una variedad de camelia es, efectivamente, la camelia reticulata, pero camelia al fin y al cabo. Aprovecho para añadir y, osadamente, me atrevo a indicarle a la querida hermandad del Museo, que tantos años llevaba intentando llevar camelias de nuevo, que el cambio de floristería ha ido francamente a peor, y que no solo vale llevar las camelias, sino que hay que llevarlas bien puestas, que no era el caso.
Pero sobre lo de los "ruticulus", es muy común en muchas hermandades intentar darle empaque e importancia a lo que no tiene tanta o, simplemente, no la tiene. Así es frecuente que el tocado de la virgen se haga con un raso o un lamé comprado en Casa Rodríguez (en la misma calle Francos, que no es mal establecimiento) o con una tela de gasa que lleva no sé cuantos años en la hermandad, y luego se diga que un hermano ha comprado la tela a un anticuario de Venecia que lo tenía guardado desde que lo trajo Marco Polo de la China. O el incienso que lo compran al del puestecillo de la calle Córdoba y dicen que lo han traido de Irán o de Estambul. Con las flores pasa tres cuartos de lo mismo, que dicen que vienen de Holanda, y lo más lejos que han estado las flores es en Chipiona. El Gran Poder, sin ir más lejos, ha llevado este año 'Dianthus caryophyllus'. Vamos, lo que viene siendo de toda la vida claveles.
Creo que ésto no es sino el 'camelo de las camelias' y ganas de hacer el 'reticulo' más espantoso por parte del Museo.
Con cariño para Cántaro.
No digo más.